DIGAMOS HOY CON DOLOR QUE NOS PESA HABER PECADO

 

Cristo de la Palabra

¡Jesús en la cruz clavado,

por salvar al pecador!

Digamos hoy con dolor

que nos pesa haber pecado.

 

 

Caminas con el madero

al sacrificio inocente,

y al ver llorar a la gente

le dices, manso Cordero:

Verted llanto lastimero

por vos y el pueblo culpado.

 

Digamos hoy, etc.

 

Si de la cruz en el lecho

oye el pueblo cruel e impío

Perdónalos, Padre mío,

que no saben lo que han hecho,

¿Quién en lágrimas deshecho

no exclama de amor llagado?

 

Digamos hoy, etc.

 

Si aquel dichoso ladrón

os pide que hagáis memoria

cuando esteis en vuestra gloria,

le ofrecéis con el perdón

la segura posesión

del Paraíso impetrado.

 

 

Digamos hoy, etc.

 

Mirando a la Virgen pura

Vuestro Amor habló y la dijo:

Mujer, ves ahí a tu hijo.

Y aunque llena de amargura,

adóptanos con ternura

de amor su pecho abrasado.

 

 

Digamos hoy, etc.

 

 

Oye, atiende, pecador,

a este inocente Cordero,

que siendo Dios verdadero

muere víctima de amor.

Clama al Padre con dolor:

¿Por qué me has desamparado!

 

 

Digamos hoy, etc.

 

 

Sed tenéis, ¡oh buen Jesús!

De que todos nos salvemos,

y para que lo logremos

vinisteis a darnos luz.

Puesto estáis en esta cruz

por mi amor sacrificado.

 

 

Digamos hoy, etc.

 

 

Visteis en aquella hora

toda profecía cumplida,

vuestra Iglesia enriquecida,

recomendada la aurora,

Y exclamáis con voz sonora:

Ya está todo consumado.

 

 

Digamos hoy, etc.

 

 

Entrego, Padre amoroso,

mi espíritu en vuestras manos;

por salvar a mis hermanos

muero en esta cruz gustoso.

Y este fruto tan copioso

les dejo por mi legado.

 

 

Digamos hoy, etc.

 

 

Vuestro amante corazón,

herido por darnos vida,

con muda voz nos convida

a tomar de él posesión:

Sea, pues, nuestra mansión

Vuestro corazón sagrado.

 

Digamos hoy, etc.